El miedo carcome tus sentidos,

                                              abrázalo,

tus brazos se desgarran con la mordida del viento,

              y la obscuridad se vive en siglos.

Debajo existe fuego y el escozor de las trincheras,

              arriba la noche galopa, abre sus fauces

                                    y brillan sus colmillos.

           Tus manos se aferran a un hilo de vida,

quedaste manco,

           y las espinas del olvido mortifican lentamente

 tus pulmones. Pero asciendes la escalera,

           con cada paso seduces a la Muerte,

la besas hasta desgarrar sus labios de mármol,

                              la besas y la amas, una danza

                   en el furor de la batalla.

               Y suben, y olvidan, y ya no existes,

      hasta despechar a la obscura dama,

             burlarse de su bello rostro, despedirla

        con el rocío de nuestros ojos.

 Y finalmente llegas, ingenuo, observas

                      que en el claroscuro,

la dama refleja entre sombras,

                                      un ángel.

 


Daniel Chiu (Ciudad de México, 1997) Estudiante y amante de la poesía, actualmente reside en Canadá.

Anuncios