Horizonte que circunda las vértebras arribando la quimioluminiscencia con el azote de la sal que carcomía el indulto desde los bicéfalos amortiguados por las bocinas de resina que exasperan las válvulas de cualquier contorno para dispersar a la conciencia en focos que broten triangulando aguas sin contenido delimitadas por la aprehensión ligada a la otra parte transparente del sentir papiros diluidos como sangre de calvicies yuxtapuestas al hollín,

lo sé, y por eso me froto con tus poros glaciares trastocados de hiel, saboreando las fibras sintéticas que desconectan el ombligo de las pupilas inherentes por la propia combustión que adentro flamea lámparas de nervios.

Marcos equinos son todas las instantáneas que te hice con mis orbes por no desperdigar el instante que fusiló los centriolos.

Todo es un contenido que no cesa de chamuscar la levitación prensada desde la sinfonía,

todo arde como una flor que sintetiza las agujas de tu cazuela.

 


Wilberth Alejandro Rejon Huchin nació en Mérida, Yucatán, México, en 1997. Cursa tercer semestre de preparatoria en la institución colegios de bachilleres del estado de Yucatán, en donde ganó el X premio estatal de poesía.

Anuncios