Cucharéanme las siempre saladas y salvajes mumús,

me entibian en la piel de muchachas inventadas,

parpadean el latido para afuera, meneantes y, como yo, sin nombre.

 

Mis manos y un contorno que vale mil poros abren la boca

cantan al aire ofrendan gotitas de oro al firmamento

con la jungla en fuga y macacos descontrolados

después de tanto tropo en ascenso vapor.

 

Mucha montaña es caer del mejor,

caer mejor que no haber subido,

la altura morderla e irse por la baranda entre las piernas

resbalar el mudo gesto de grito qué nombre le pongo a ésta muerte.

 


Nicolás Duamel Silva nació el 11 de diciembre de 1972 en Montevideo, Uruguay. Actualmente vive en Buenos Aires. Es músico y administra el blog de poesía Casa de Piedra (http://nicolasduamelsilva.blogspot.com.ar/)

Anuncios